La abuela Graciela

—¿Cómo está tu amor? —Siempre que me pregunta por él sonríe con la mirada y, por momentos, nos convertimos en dos adolescentes a la salida del instituto. Ella es consciente de que mi amor ya no es, ya no está, ya no existe, pero prefiere seguir haciéndose la despistada, como si así consiguiera darme unosSigue leyendo “La abuela Graciela”