Laura o plomo

Mujer morena

—Estoy harta de aparecer en todos los periódicos, en todos los noticiarios… mi foto está en la portada de toda la prensa amarilla de este maldito país. Me señalan con el dedo. Dicen que soy cómplice, que soy narcotraficante igual que mi maridito.

—Pero doña, la detención del Coronel ha sido un fuerte golpe para nosotros. No podemos evitar todas estas vainas. Ahora van a buscar culpables hasta debajo de las piedras —contestó Teodoro Mencía, abogado de la familia, a la muy alterada Laura Hernán.

Laura no paraba quieta en el gran despacho situado en la segunda planta de su ático. No dejaba de dar vueltas por la gran sala de más de veinte metros cuadrados con enormes ventanales que mostraban una vista panorámica de México D.F. El día soleado parecía que solo contribuía a caldear todavía más el ambiente que se respiraba entre aquellas cuatro paredes.

—Pues hay que sacarlo de allí, Teodoro. El Coronel no puede estar en prisión. Hay demasiado en juego.

A pesar de los movimientos nerviosos de Laura, su voz era suave, como siempre. Nunca nadie la había escuchado elevar la voz, ni tan solo cuando su rictus reflejaba la intransigencia que sentía ante alguna de las decisiones que había tomado su marido. Justo como la que ahora lo había llevado a prisión. En ese momento, Laura seguía dando órdenes al abogado. Teodoro sabía que la situación era muy delicada. Cualquier decisión podría comprometer su futuro.

—Busca cómo hacerlo. Me da igual lo que cueste: el dinero o las vidas, ya lo sabes. El Coronel tiene que salir o todo se irá al carajo, y no voy a permitir que mi familia acabe en lo más hondo de un pozo. Nunca, me oyes, nunca voy a consentir que mis niñas paguen por un error de su padre. Tendrán que sacarme con los pies por delante, ya lo sabes.

—Doña, es importante que dejemos que pasen unos días sin hacer mucho ruido. —El letrado sabía que se jugaba su propio cuello con cada palabra que decía. Nunca había visto a Laura tan alterada. A Teodoro le caían gotas de sudor por la frente, al calor de la sala se le sumaba el pánico que tenía a aquella mujer—. Esperemos a ver qué deciden las autoridades americanas respecto a su marido y entonces valoraremos las opciones que tenemos.

—No hay opciones Teodoro. Te lo digo muy claro: la única opción es sacarlo de allí. Ninguna otra me vale. Así que ya lo sabes. Y si tienes que disparar, pues matas y ya está. No me vengas con cuentos ni chingadas. Sácalo ya —las últimas palabras se las dijo mirándole directamente a los ojos, sin opción a que el abogado apartara la mirada de aquellos profundos ojos marrones de hielo que le atravesaron y que durante tantos años habían marcado el destino de su familia.

Nada ocurría sin que Laura lo autorizara. “Qué equivocada está la gente —pensaba Teodoro— al pensar que el Coronel es uno de los principales narcotraficantes del país. Laura es la cabeza pensante, la directora de orquesta, la que organiza y decide lo que se mueve y lo que no”. Su sudor iba en aumento. Se secaba las palmas de las manos en el pantalón. Estar en presencia de aquella mujer menuda lo aterraba. Había entendido a la perfección lo que debía hacer: sacar al Coronel de prisión sería, a partir de ahora, su objetivo prioritario. De no logarlo, ya sabía cuál sería su destino…

Publicado por Aroma de letras

Aprendiz de escritora. Adoro el chocolate caliente, la playa y los libros que me hacen reír o llorar a partes iguales. 📚Escribiendo: «Valiente Elena» 🌍BCN ©️

2 comentarios sobre “Laura o plomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: