El cuerpo

Entro en la habitación sabiendo que no puedo estar ahí. No debo. 

La luz blanca me hiela la sangre, lo ilumina todo de una forma irreal. Me acerco a la mesa de acero y la toco. Está fría. Impoluta. Sin una sola marca. Y encima está el cuerpo tapado con una sábana, también blanca como la habitación, también fría. Todo es frío allí dentro.

Quiero levantar la sábana y mirarte por última vez, aunque no quiero recordarte así… pero si estoy aquí es porque necesito ver que es real, que ya no vas a estar.

Decido levantar la sábana y ver tu cara. También está blanca. Sin vida. Toco tu piel helada. Creo que ahora mismo mi cuerpo está a la misma temperatura que el tuyo, noto que no me circula la sangre. Te miro sin creer que te estoy viendo tendido en una mesa de acero.

Cierro los ojos para decirme que todo es real, y al abrirlos, te veo mirándome…

Publicado por Aroma de letras

Aprendiz de escritora Escribo para encontrar el aroma de cada letra, cada palabra. 📚Proyecto: El viaje de Elena 🌍 Barcelona Textos propios©️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: